5 prácticas para optimizar la inversión en Cloud de tu compañía

¿Quieres maximizar los beneficios de tu migración a la nube pero no sabes cómo optimizar el proceso?. No te pierdas este interesante y necesario blog con 5 prácticas que ayudarán a tu compañía a optimizar su inversión en Cloud, transformar tu estrategia en la nube y llevar tu negocio al siguiente nivel.

En los últimos años la fiebre y el boom de la cloud ha sido una realidad que nadie puede negar, y muchas empresas han migrado sus entornos a diferentes hiperescalares. Sin embargo, es crucial recordar algunas prácticas esenciales para garantizar una migración exitosa y eficiente. A continuación, te presentamos cinco prácticas clave que quizás ya estés implementando, pero que siempre es útil repasar:

1) Monitorización y Gestión de Recursos

Al igual que tradicionalmente hemos hecho con nuestra infraestructura “on premise”, monitorizar nuestros entornos nos ayudará a ser más eficientes. Podremos de esta forma disponer de un contexto e histórico que nos permita tomar mejores decisiones en el futuro. Lo que no se puede medir no se puede mejorar.

2) Optimización de Costes

Parece algo bastante obvio y que cualquier compañía mira a la hora de desplegar cargas en la nube, pero la realidad es que, en muchas ocasiones, las prisas por llegar a la cloud nos dejan por el camino ahorros que no se llevan a cabo. Igual que cuando compramos infraestructura para nuestro CPD hacemos una estimación de cargas de trabajo como línea base, en la cloud podemos ser incluso algo más justos en la estimación de esta base y aplicar planes de reservas de instancias, o bien otros modelos que nos pueden ahorrar hasta más de un 70% respecto al consumo bajo demanda. Consumo bajo demanda que muchas compañías comienzan adquiriendo por desconocimiento de alternativas. La monitorización, entre otras cosas, nos ayudará a estimar y optimizar esas reservas con el paso del tiempo.

3) Aprovechar la Flexibilidad

Una de las mayores ventajas que nos da la cloud es la rapidez para arrancar instancias, pero también para pararlas. Seguro que en tu día a día apagas la luz cuando sales de una habitación, o apagas el coche cuando lo dejas aparcado. En cambio, en la cloud, no siempre se adopta esta cultura, por ejemplo, entornos de preproducción en los que no se va a entrar porque estemos en un período vacacional, o simplemente porque esté parado sin uso, los podemos apagar y ahorrar una partida importante en nuestra factura mensual. De esta forma aprovecharemos la famosa “elasticidad”.

4) Automatización

Podremos explotar al máximo todo lo anterior si además añadimos una capa de automatización. Autoescalar hacia arriba o hacia abajo es crucial para asegurar una mayor ratio rendimiento/ahorro. Del mismo modo, se puede dar un paso más y automatizar ciertas correcciones periódicas en recursos mal configurados basándonos incluso en inteligencia artificial que nos permitan mantener la correcta estabilidad de nuestra plataforma, así como la seguridad de ésta.

5) No es "Cloud" todo lo que reluce

No es “Cloud” todo lo que reluce: Es importante considerar que la cloud es una herramienta más en todo el ecosistema tecnológico con el que contamos hoy, que como sabemos, nos aporta muchas ventajas, pero no es la única alternativa, ni siempre será la mejor. Tan importante es saber qué migrar, como saber qué no migrar o qué sería recomendable traernos de vuelta. Encontramos a varias compañías que tras pasar unos años probando el viaje a la cloud, ven que los números en términos económicos no acompañan, puede que no se haya optimizado al 100% el proceso de migración, o que no se haya explotado al completo las funcionalidades de la cloud y solo se hubiese hecho uso de infraestructura bajo demanda, por eso, es posible que no se deba migrar, o no sea necesario desplegar todo tu negocio en cloud. Una solución híbrida podría ser lo correcto en muchos casos, existen en el mercado soluciones “on premise”, o bien fuera del contexto de cloud pública, muy modernas que complementan a la cloud o se potencian entre sí, generando sinergias entre ellas, dependiendo para qué entornos podría ser lo más recomendado. Hibridar nos puede ayudar, en algunos escenarios, a predecir mejor los costes y contener el gasto, a reducir la latencia y mejorar rendimientos en ciertos aplicativos, por ejemplo, aquellos con grandes recursos computacionales. Además, una solución híbrida nos podría ayudar a pivotar o movernos más fácilmente en el mercado llegado el momento, no ser cautivos a una solución puede darnos un punto extra de tranquilidad.

Anadat: Tu Socio en la Transformación Digital

En Anadat, estamos comprometidos a ayudarte a implementar estas prácticas de manera efectiva. Hemos acompañado a numerosos clientes en su transición a la nube, ofreciendo estudios de viabilidad tanto técnicos como económicos, y llevamos a cabo proyectos llave en mano para la migración a SDWAN. Nuestra experiencia nos permite gestionar y mantener plataformas en la nube, asegurando que puedas aprovechar al máximo los beneficios de esta tecnología para tu negocio.

Conclusión

La migración a la nube puede ofrecer flexibilidad, reducción de costos y mejoras en la eficiencia, pero es crucial implementar prácticas sólidas para maximizar estos beneficios. Anadat está aquí para guiarte en cada paso de tu viaje a la nube, asegurando que tu empresa pueda adaptarse y crecer en este entorno dinámico.

Contacta con nosotros para descubrir cómo podemos ayudarte a optimizar tu infraestructura en la nube y llevar tu negocio al siguiente nivel.

Linkedin Twitter Anadat Youtube Contacta con  Anadat
Español | English
Nuestra web utiliza Cookies para ofrecerle un mejor servicio. Ver política de cookies.
ACEPTAR